Contemplar el mar activa un estado de felicidad en tu cerebro

contemplar-el-mar-activa-un-estado-de-felicidad-en-tu-cerebro

Cuando estamos atravesando por situaciones difíciles solemos ir a lugares para sentirnos mejor, despejarnos, sentir que todo estará bien y para dejar que nuestro cuerpo se invada de calma. Uno de estos lugares es la playa, ver el mar resulta terapéutico para algunas personas y es que ya tenemos información de que si, ver el mar y escuchar las olas puede desencadenar un efecto positivo en nuestros cuerpos.

El mar
contemplar-el-mar-activa-un-estado-de-felicidad-en-tu-cerebro-000

El mar resulta pasivo en muchas oportunidades, lleno de un color azul brillante que puede deslumbrarnos, muchas veces se acompaña de un fondo perfecto con el cielo, donde existen tonos lilas o incluso, azules brillantes también.

La verdad es que este color azul característico del mar, según científicos representa calma, tranquilidad, un estado donde el cuerpo se llena de vibras y buenos pensamientos, porque el color azul, característico de "colores acuáticos", transmite profundidad, sabiduría y calma.

El mar como terapia
contemplar-el-mar-activa-un-estado-de-felicidad-en-tu-cerebro-001

Un estudio llamado "blue mind" realizado por un biólogo marino Wallace J. Nichols habla de la influencia que tiene el mar sobre las personas, sobre como estar cerca o en el mar puede hacer a una persona más feliz, más sana, más conectada y mejor en todo lo que hace. Básicamente promueve un estado de salud mental y bienestar general.

Lo principal que nos comenta el biólogo es que el mar nos oxigena, esto es porque el sonido del mar estimula el área de la corteza prefontral, la cual se encarga de la reflexión personal y las emociones, de manera que cuando las personas escuchan los sonidos del mar, estas zonas se expanden y generan un estado de bienestar emocional y a su vez, de autoconciencia.

Liberación de hormonas
contemplar-el-mar-activa-un-estado-de-felicidad-en-tu-cerebro-002

El mar también tiene efectos sobe nuestro control hormonal, ya que el agua de mar genera que se reduzcan de manera significativa la hormona del estrés: el Cortisol, por lo que la persona se siente en un estado de calma inigualable.

A su vez, como existe más oxigeno entrando al organismo por una absorción de iones negativos que provienen del agua, se ven aumentados los niveles de la hormona de la felicidad: la serotonina. Es decir, el cuerpo hace un balance perfecto hacia lo positivo.

Un estado de felicidad
contemplar-el-mar-activa-un-estado-de-felicidad-en-tu-cerebro-003

Todos estos procesos se concatenan de manera que suceden al mismo tiempo, confiriéndole a la persona un estado de serenidad que puede traducirse en un estado de autoconciencia, bienestar emocional, felicidad, calma y un enfoque de lo bonito que resulta la vida teniendo algo tan hermoso como el mar.

Incluso, se ha descubierto que observar al mar puede inducirnos a un estado de meditación, donde nos conectamos con la naturaleza y con nosotros mismos, comenzando un proceso de autodescubrimiento y auto-aceptación.

Comentarios

Dejar comentario