Estudio confirma que mujeres con mal carácter suelen ser más inteligentes

estudio-confirma-que-mujeres-con-mal-caracter-suelen-ser-mas-inteligentes

La inteligencia se presenta ante nosotros con mala cara, o al menos esto es lo que se anda rumoreando en los ámbitos científicos. El mal humor es la garantía más visible y tangible de que se cuenta con un coeficiente intelectual alto y muy eficiente.

La negatividad te ayuda a pensar mejor

Un estudio llevado a cabo con total minuciosidad en Nueva Gales del Sur, en Australia, confirma que cuando la mujer tiende a manifestar negatividad y se torna gruñona, puede pensar con mayor claridad.

Lo sorprendente es la otra cara de la moneda: la mujer dulce y afable.

El buen humor se ha declarado enemigo acérrimo de las buenas y sensatas decisiones. Al parecer, las personas que son dulces, suelen tener una flexibilidad que va más allá de los límites, lo que termina resultando totalmente negativo para la integridad de la persona.

estudio-confirma-que-mujeres-con-mal-caracter-suelen-ser-mas-inteligentes-003

Ceder es bueno hasta cierto punto, y esto es algo que las mujeres malhumoradas pueden hacer. Sin embargo, las de buen carácter ceden hasta el punto en el que el beneficio termina siendo todo de la otra parte. Por lo tanto, terminan fuertemente perjudicadas.

A las malhumoradas no se les escapa nada
estudio-confirma-que-mujeres-con-mal-caracter-suelen-ser-mas-inteligentes-004

El estudio comprobó que las mujeres malhumoradas se encuentran mucho más atentas a lo que ocurre a su alrededor. Ellas están pendientes de las compras que hay que hacer, de lo que está pendiente ser resuelto, de los platos a lavar, de las tareas del colegio de los chicos y de todo lo que involucra encargarse de una casa.

Ante una realidad tan contundente, cabe preguntarnos si lo primero es el malhumor o lo son las preocupaciones.

estudio-confirma-que-mujeres-con-mal-caracter-suelen-ser-mas-inteligentes-006

Tal vez sea al revés de lo que todos pensamos y resulte que sea justamente por estar atentas y preocuparse tanto, que las mujeres terminan desarrollando el mal humor por el que son tan temidas luego.

La ciencia sigue investigando al respecto y pronto nos tendrá novedades actualizadas al respecto.

Comentarios

Dejar comentario