11 Pruebas científicas de que Cupido ha tocado a tu puerta y no hay nada que puedas hacer

11-pruebas-cientificas-de-que-cupido-ha-tocado-a-tu-puerta-y-no-hay-nada-que-puedas-hacer

Seguramente más de una vez te has preguntado si realmente estás enamorada o si es un engaño de tus sentidos. Ahora la ciencia te revela las once señales inequívocas de que él está en tu corazón.

No puedes quitar tus ojos de él

Una de las señales inconfundibles del amor es que no puedes parar de mirarlo. Lo miras en clase, en el trabajo y cuando están cenando frente a su madre. Ya no tienes vergüenza de que se note que tus ojos están pegados a los suyos.

Piensas en él día y noche
11-pruebas-cientificas-de-que-cupido-ha-tocado-a-tu-puerta-y-no-hay-nada-que-puedas-hacer-001

Si él es la primera persona en la que piensas cuando te despiertas por la mañana, es que lo amas más de lo que te imaginas. Pero la historia no termina en las primeras horas del día, sino que su imagen está presente todo el día en tu ser. Cuando vas a almorzar, piensas en lo que a él le gustaría y a la hora de la cena su rostro aparece en tu plato de sopa ¡y te sonríe!

Te sientes volar

La sensación de estar enamorada se compara a la de estar volando. Parece que no tuvieras pies y que el éter se ha apoderado de tu cuerpo. Es como si estuvieras soñando despierta.

Anhelas su felicidad

Por supuesto que deseas que esté siempre contigo, pero sientes que serías capaz de sacrificarte para que él fuera feliz. Si hoy mismo le ofrecieran un trabajo en el extranjero, no le harías una escena para que se quedara, sino que lo apoyarías para que persiga sus sueños.

La adversidad duele menos
11-pruebas-cientificas-de-que-cupido-ha-tocado-a-tu-puerta-y-no-hay-nada-que-puedas-hacer-004

Otra señal irrefutable de que lo amas con locura es cuando sientes que las cosas malas duelen menos. Si antes sentías que el mundo se cernía sobre ti cuando reprobabas un examen de la universidad o cuando discutías con tu jefe, estas situaciones ahora solo te producen una leve molestia.

Estás más estresada que de costumbre

El amor es bienestar y eso nadie lo niega. Sin embargo, este noble sentimiento también nos hace liberar cortisol, con lo que el estrés sube a niveles inimaginables. Si cuando te hablan, respondes con ladridos, amas a tu chico.

Sus corazones están sincronizados

La ciencia descubrió que los corazones de dos enamorados, laten a un mismo ritmo. Para comprobarlo, solo tienes que pegar tu pecho al suyo y, si escuchan un único latido, el amor está en el aire.

Pruebas hacer cosas nuevas cada día

Amar a alguien despierta nuestro deseo de sorprender a esa persona. Por ello nos desafiamos día a día a dejarlo con la boca abierta con nuestra inventiva y con nuestras destrezas sin límite.

Ya no hay más asco

Puedes comprobar esto muy fácilmente si eres una de esas chicas que suelen sentir repugnancia por todo: un cabello en la comida, un estornudo algo húmedo y una persona que huela a no haberse bañado ayer. Si nada de esto te produce asco con él, lo adoras.

Amas sus caprichos

Los hombres pueden ser algo aniñados a veces. Si esos caprichitos veinte años atrasados en el tiempo te parecen adorables, es que Cupido está aquí.

Tu carácter se dulcifica

Tu mejor termostato son los demás. Cuando empiezas a notar que las personas te dicen lo bien que las estás tratando o te preguntan qué te ocurre que estás tan dócil y dulce, solo tienes que responderles "me pasa el amor."

Comentarios

Dejar comentario